ECCLESIA.EDITORIAL

1-DIC-2018. Tampoco los cristianos del siglo XXI debemos vivir sin el domingo

 cUn reciente informe del Centro de Investigaciones Sociológicas de España (CIS) constata el descenso tanto en la práctica religiosa en nuestro país como el de las personas que se declaran católicas. Este descenso reitera una tendencia ya muy acusada particularmente en las dos últimas décadas. Según los datos del citado informe y más allá de las prevenciones o no con que queramos tomarlo, en 2018 la frecuencia porcentual de asistencia a la misa es la siguiente: nunca o casi nunca ( algún funeral o boda) 62,8%; casi todos los domingos y festivos 12,5% y varias veces a la semana 2,3%. Asimismo,el número de españoles que se confiesan católicos desciende al 62,6%, con bajada de seis puntos y medio en un solo año. En 2000, este porcentaje se situaba en el 83,1% y en 2009 en el 75,4%.

 

Según este barómetro del CIS, Murcia es la región con mayor población  católica, el 85%, y Navarra - ¡qué paradoja si tenemos en cuenta su hasta no hace tanto tiempo robustez y fecundidad católica! - la menor, con solo el 38,1%. Cataluña y Baleares van a la zaga de Navarra con un respectivo 46,2% y 53,8%; y Galicia, Extremadura, Castilla y León y La Rioja siguen a Murcia, también por encima del 80%.

 

Paralelamente a estos datos estadísticos en España, resulta muy significativo que el Papa Francisco haya dedicado tres de sus últimos comentarios dominicales en Twitter precisamente al Domingo, tema que, también en domingo, ha ocupado su fotografía y texto en Instagram. Leamos tres de estos mensajes, que , además, cuentan con etiqueta propia (hashtag) para favorecer la intercomunicación.

 

"El Domingo es el día para decirle a Dios: ¡Gracias Señor por la vida, por tu misericordia, por todos tus dones!

 

"La Misa del Domingo está en el centro de la vida de la Iglesia: allí encontramos al Señor resucitado, escuchamos su palabra, nos nutrimos en su mesa y así nos hacemos Iglesia: #MisaDominical.

 

Ya en 1998, consciente de que la "fortaleza" de la misa dominical estaba empezando a debilitarse, Juan Pablo II escribió la Carta apostólica Dies Domini. Aquel texto, precioso, riquísimo de contenidos y propuestas, presentaba el Domingo cristiano como el día del Señor, el día de Jesucristo, el día de la Iglesia, el día del hombre y el día de los días. Con ello, san Juan Pablo II recordaba y actualizaba la verdad, la belleza y la necesidad de la misa dominical, bien presente en el cuarto mandamiento de la Ley de Dios y en la tradición de la Iglesia desde la misma época apostólica. Una verdad y necesidad de la misa dominical como experesión de fe, de compromiso público de ella y de sus fundamentaciones y derivadas teológicas, cristológicas, eclesiológicas, antropológicas, escatológicas y pastorales.

 

En esta misma línea, en uno de los prefacios de la misa para los Domingos, rezamos: "En verdad es justo bendecirte y darte gracias, Padre santo, fuente de la verdad y de la vida, porque nos has convocado en tu casa en este día de fiesta. Hoy, tu familia, reunida en la eschucha de tu Palabra, y en la comunión del pan único y partido, celebra el memorial del Señor resucitado, mientras espera el Domingo sin ocaso en el que la humanidad entrará en tu descanso.

 

En el alba del siglo IV, el emperador Diocleciano decretó la persecución contra los cristianos por distintos motivos, entre otros la participación en la misa dominical. En Abitene, pequeña localidad del Norte de Africa, un grupo de cristianos fueron sorprendidos un domingo, celebrando en una casa la Eucaristía. Arrestadosy juzgados por ello, asumieron la pena de muerte antes de renunciar a la eucaristía dominical, sin la cual, afirmaron, "no podemos vivir".

 

Como es obvio, la misa dominical - que es mucho más que un precepto, es una necesidad - no lo es todo, ni mucho menos, en la vida de un cristiano. Pero sin ella, sin la misa dominical, la vida de un cristianos se queda en nada o casi nada. Los cristianos del siglo XXI en modo alguno, pues, podemos y debemos vivir sin el Domingo. Sería un suicidio.

17-NOV-2018. ¿Ahora otra nueva Ley de Educación?

El Ministerio de Educación y de Formación Profesional del Gobierno de España, tras varios amagos, anuncia ahora, por entregas y un tanto a hurtadillas..., su deseo de derogar la vigente ley orgánica de educación, la LOMCE, y de elaborar una nueva. Todo parece  indicar que los borradores que Educación ha publicado, no sin precipitación y escasísimo diálogo con los distintos agentes y sectores del mundo educativo, contarían, de cara a su tramitación parlamentaria, con el apoyo de Unidos-Podemos, y que recabaría asimismo el refrendo de los partidos nacionalistas y soberanistas, mediante determinadas concesiones en materias lingüísticas.
Es innegable el legítimo derecho del Gobierno a reformar y emanar leyes, una vez aprobadas por las Cortes Generales. Pero también es innegable que la reciente historia de las leyes órganicas de educación en España es la historia de un fracaso, tanto por su proliferación - siete en apenas cuatro décadas de democracia ( LOECE, 1977, LODE 1985, LOGSE 1990, LOPEG 1990, LOCE 2002, LOE 2006, y LOMCE 2013 )- como por sus escasos frutos y resultados. Por ello, la sociedad y la comunidad educativa vienen tomando conciencia creciente de la necesidad de un pacto de Estado sobre la educación. Al efecto, hace casi dos años, se puso en funcionamiento una subcomisión parlamentaria, integrada por las distintas fuerzas políticas, subcomisión que unilateralmente abandonó el PSOE en marzo pasado.
Más allá de otros aspectos técnicos y pedagógicos que no son de nuestro ámbito de valoración, desagrada comprobar la falta de diálogo verdadero con que, al menos hasta ahora, se está procediendo y la muy exigua voluntad de búsqueda del consenso y de los criterios que auspician un pacto escolar del Estado. Pero, con todo, lo que más nos llama la atención y nos alarma es que, una vez más, sobre todo cuando hay gobiernos socialistas, la gran perjudicada de la nueva ley que ahora se anuncia sea la clase de Religión. Y junto a ella, la enseñanza concertada, singularmente si se llevara a efecto en la ley la supresión del concepto de "demanda social", que permite ofertar más plazas a estos centros, si así lo piden las familias.

Sobre ambos temas, la clase de Religión ( tanto la católica como la de cualquier otra confesión) y las trabas a la enseñanza concertada y al libre ejercicio de su oferta de plazas escolares a tenor de las demandas de las familias, ya reflexionó uno de los Editoriales de ECCLESIA del pasado verano, a propósito de unas declaraciones en el Congreso de la ministra de Educación.
Y al igual que entonces, también ahora lo primero y fundamental que hay que tener en cuenta es que ni la clase de Religión ni la enseñanza concertada son un privilegio o una concesión, sino un derecho fundamental que ha de ser, como los demás derechos fundamentales, inalienable. Son la expresión de un derecho constitucional (artículo 24) y la manifestación de un clamor ciudadano, que apoya con un 65% de los alumnos la asignatura de Religión católica y que, en el caso de la enseñanza concertada - no confundir con la enseñanza privada- es demandada por más de un 26% de la sociedad y cuyos resultados académicos son habitualmente superiores a los de la enseñanza estatal o pública.
En relación con los recortes que la futura nueva ley de educación pretende infringir a la asignatura de Religión - desaparecería de Bachillerato, dejaría de ser plenamente evaluable y se quedaría sin asignatura "espejo" o alternativa como ocurre con Valores- , estos planteamientos son sencillamente inaceptables. Y lo son por varias razones. La primera de ellas es, obviamente, la vulneración que conllevaría de los vigentes Acuerdos Iglesia-Estado, que prescriben la oferta de esta asignatura "en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales".
Pero es también inaceptable por otras razones de peso. ¿Una asignatura de Religión así de devaluada es la que quieren los padres y alumnos, que en un 62% de los casos la asumen libremente ? ¿El derecho de los padres a educar a sus hijos según creencias se respeta suficientenmente de este modo?  ¿No se desequilibra el conjunto de asignaturas al recortar tan sustancialmente a una de ellas y se perjudica, además, la igualdad y equidad tanto entre los docentes como entre los alumnos? Y, en suma, ¿por qué y aquién molesta tanto esta asignatura ?

 

 

Parroquia Cristo Redentor

C/ Federico Landrove Moiño nº 2  47014 Parquesol Valladolid ESPAÑA
Teléfono: 983 353 907
va-cristoredentor@archi
valladolid.org
www.cristoredentor.inf

AGENDA

AGENDA OCTUBRE 2019

MES MISIONERO

--> Sábado 12 de Octubre:  Festividad Nuestra Señora del Pilar.

--> Domingo 20 de Octubre: Domingo Mundial de las Misiones DOMUND.

Envío de nuestra Comunidad. Celebración presentación de los confirmandos en la Eucaristía de 13h.

 

Arzobispado de Valladolid
Arzobispado de Valladolid
Santa Sede
Santa Sede
Consulta la Biblia on line
Biblia
Consulta el Catecismo de la Iglesia Católica
Catecismo de la Iglesia Católica
Iglesia en Valladolid
Iglesia en Valladolid
Catequesis Valladolid
Catequesis Valladolid
La Biblia para Niños
La Biblia para Niños
Blog profesores de religión
Delegación Diocesana de Enseñanza
Betania
Betania
Homilías Pagola
Homilías Pagola
Revista Misión Joven
Revista Misión Joven
Revista Catequistas
Revista Catequistas
Dibujos de Fano
Dibujos de Fano
Obras Misionales Pontificias
Obras Misionales Pontificias
Valladolid Cofrade
Semana Santa en Valladolid
Acción Católica General
Acción Católica General
Portal de la Iglesia Católica
Portal de la Iglesia Católica
Blog para compartir experiencias de la clase de religión
Blog para compartir experiencias de la clase de religión
Universidad Católica Valencia
Universidad Católica Valencia
Misioneros a favor de la vida    en el mundo hispano
Misioneros a favor de la vida en el mundo hispano
Centro Internacional para la Defensa de la Vida Humana
Centro Internacional para la Defensa de la Vida Humana
Escuela Infantil "Mafalda y Guille"
Escuela Infantil "Mafalda y Guille"
Colegio Profesor Tierno Galván
Colegio Profesor Tierno Galván
Colegio Ignacio Martín Baró
Colegio Ignacio Martín Baró
Colegio Marina Escobar
Colegio Marina Escobar
Colegio Francisco Pino
Colegio Francisco Pino
Instituto Parquesol
Instituto Parquesol
Instituto Julián Marías
Instituto Julián Marías
Instituto Jiménez Lozano
Instituto Jiménez Lozano
c/ Eusebio González Suárez, 1, bajo
c/ Eusebio González Suárez, 1, bajo